Parto (part-1)

 

Por fin llegó el día 22 de Diciembre,nos levantamos (levantarnos, no despertarnos,porque no pudimos dormir, de los nervios seguramente) . A pesar de haberlo revisado todo muchas veces y no haber dormido toda la noche, siempre soy la misma despistada y se me olvida preparar algunas últimas cosas,por lo que estamos hasta ultimo momento con prisas,como siempre jajaja.

Llegamos y me llevo la sorpresa, tendremos que estar mínimo dos días para poder conocer a Daniela.

Nada más llegar, una hora de monitores, y tacto para ver la dilatación que tenía.

IMG_5369

Me exploran y no tenía nada dilatado ni el cuello del útero borrado. Me ponen la cinta de prostaglandina, (ablanda el cuello del útero) durante dos horas, en las que mientras estaré en monitores.

Es día 22 de Diciembre, y entre tantas máquinas, sonidos de monitores y médicos, escuchar la lotería fue especial y lo hizo todo más ameno.

Durante esa tarde los dolores son cada vez más fuertes e insoportables tanto que, tampoco pudimos dormir esa noche . Ya llevábamos 3 noches en vela y casi 2 meses sin descansar nada bien.

Amanece y bajamos a paritorio,como me habían dicho a las 7:00 am. Para mi sorpresa y la de los enfermeros, no había dilatado nada y tampoco borrado el cuello del útero. Me sentí la persona con más mala suerte del mundo. No quería que acabase en una cesárea,porque llevaba esperando meses ese momento y sobretodo por ver la cara que ponía el padre. Es para mí,algo super bonito.

Me ponen oxitocina para provocar las verdaderas contracciones de parto y pensé : ”¿Más fuertes aún?” Aunque sin duda, no sabía lo que me venía encima.

Y ahora viene,para mi, la peor parte: la rotura de la bolsa. Como no he dilatado nada, deciden romperme la bolsa. (No es lo mismo picarla cuando tienes dilatación, que romperla desde cero). Para mí, el dolor más fuerte que he sentido jamás. Consiguieron romperla y mi cuerpo estuvo hora y media temblándome desde la cabeza a los pies, me hicieron muchísimo daño porque me resistí y no podía mantenerme de pie.

Me entró mucha hambre. Llevaba casi un día sin comer. Pido algo y me dicen que no podré beber ni comer hasta que de a luz. Esto fue lo peor que llevé. Me pegué 48 horas sin comer y 24 sin beber nada, fue lo peor de todo sin duda y me parece fatal. El motivo es que si acaba en cesárea, tienes que tener el estómago vacío. Pero… y las fuerzas que necesitamos para empujar,o la falta de ánimo, eso para mí es peor. Entiendo que tenga su explicación,pero,deberían haber otras formas y soluciones.

Empiezan las contracciones más fuertes,e intento aguantarlas. Al ser un parto inducido,tiene mayor riesgo por lo que el bebé tiene que estar en monitorización continua (cables a su cabeza) ,así que nuestro deseo de un parto natural en la bañera de parto no podía ser. Me sentía frustrada por lo que quería tenerlo lo más natural (dentro de lo posible), así que no quería ponerme epidural por nada del mundo…

HASTA AQUÍ ESTA SEGUNDA PARTE.

Mañana,el siguiente post… ´´Mi experiencia con la epidural y la carita de Daniela´´

NO OLVIDÉIS SUSCRIBIROS, para que os llegue por mail la notificación cuando colguemos el siguiente .

Muchas gracias!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s